SiDIUNLaR denunció a la UNLaR

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista

 

De acuerdo a lo informado desde el propio sindicato docente, “el reclamo de incumplimiento, respecto de los docentes del Hospital Escuela y Clínicas “Virgen María de Fátima”, es sobre el acta paritaria de regularización salarial docente de dicho nosocomio, resultado de la negociación colectiva particular cerrada el 29 de septiembre de 2021.

“Se trata de un adicional acordado en las Paritarias de 2018 y que no se encuentra consolidado como cargo docente (en blanco), aun cuando este cargo queda comprometido en la Paritaria de 2021. Por lo tanto, los sueldos docentes tienen ese ítem (adicional no regularizado) que no se paga como un nuevo cargo docente con antigüedad, aportes y contribuciones que resguarde, entre otros derechos previsionales, un futuro beneficio previsional, con más estabilidad que proporciona la inclusión en el Convenio Colectivo de Trabajo en el marco de la Carrera docente”, indica el comunicado de SiDIUNLaR.

“El compromiso asumido por la UNLAR -continúa el texto- en las negociaciones paritarias que dieron origen a las Actas de 2018 y 2021, debería poseer resguardo presupuestario desde entonces, por lo cual, la esgrimida ¨limitación presupuestaria¨ que siempre se invoca desde la patronal para eludir el cumplimiento de las obligaciones a su cargo no tiene asidero en el presente reclamo, mucho menos si se advierte la naturaleza alimentaria y de subsistencia de los fondos, salario de los trabajadores precarizados de la institución”.

Situación de los licenciados y enfermeros contratados del hospital

El gremio docente indica que, en este sentido, “la patronal asumió la obligación en los mismos acuerdos paritarios de 2018. En el año 2020, con motivo del mayor requerimiento de personal en el Hospital Escuela por la Pandemia de COVID-19, cuando la institución fue centro de referencia para el tratamiento  y atención del Coronavirus, se consideró de vital importancia el servicio prestado por estos compañeros reconociéndose su labor en los papeles, pero a la fecha, no lo traducen en materia de derechos laborales, por cuanto no se cumplió con su pase automático como cargo docente en las mismas condiciones de la paritaria 2018 del resto de docentes del hospital:

El acuerdo no se ha cumplido y los compañeros siguen cobrando con un “contrato de locación de servicios”, de monto fijo, ante la creciente inflación, con obligación de facturar como monotributistas, privándolos de los aportes previsionales para una futura jubilación. Deberían estar designados como docentes de la UNLAR, con cargo y escala salarial de un docente universitario, con sus derechos y obligaciones”.

“Adicionalmente, denunciamos a UNLAR la falta de pago a los docentes con resoluciones de designación o incrementos de dedicación vigentes, con efectiva prestación de servicios, impagos a la fecha. En esta situación lamentable e intolerable, se encuentran docentes que han obtenido su cargo o su promoción, o el incremento de su dedicación docente por Acto Administrativo firme y consentido de la Universidad, con el derecho adquirido desde hace varios meses atrás – la mayoría de ellos datan de mediados del año 2022 – y sin producirse a la fecha el pago de los servicios prestados”, agregan.

Por último, expresan que “numerosas son las excusas que la patronal utilizó: primero la falta de disponibilidad de fondos para el año 2022, luego la falta de aprobación del presupuesto 2023, luego la falta de distribución presupuestaria, y ahora se continúan los argumentos vinculados a una crisis de gestión que no da respuestas, no convoca a paritarias docentes y no arma un programa de gestión concreta”.