Para evitar estafas modifican la forma de pago con tarjeta de débito y crédito

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista

La Secretaría de Comercio lo implementa desde martes. Buscan evitar fraudes en los puntos de venta. Ya no hará falta presentar el DNI. A continuación, todo lo que hay que saber.

Con el fin de evitar fraudes y estafas, el Gobierno nacional anunció que pondrá en marcha, desde este martes 12 de marzo, una nueva norma dictada por la Secretaría de Comercio para realizar pagos con tarjetas de débito, crédito y prepagas.

Según se informó, se implementarán dos cambios: en primer lugar, ya no será obligatorio presentar el DNI para acreditar la identidad; por otro lado, los comercios ya no podrán en ningún momento manipular los plásticos.

Esto significa que los empleados deberán chequear los datos frente al titular, y no podrán exigirle al cliente desprenderse en ningún momento de sus pertenencias. Por ejemplo, al momento de pagar en un restaurante, será el mozo el que deba acercar el posnet a la mesa, y no llevarse la tarjeta al mostrador.

Lo que se sabe

La resolución se publicará este martes en el Boletín Oficial. Desde la Secretaría de Comercio indicaron que esperan un plazo de adecuación que va desde los 90 a los 180 días, y aseguran que desde el punto de vista tecnológico no hay impedimentos para instaurar esta forma de pagar.

A su vez, la cartera informó que se realizó una prueba piloto comenzó en las provincias de Río Negro, Neuquén y La Pampa y aseguran que hubo “muy buenos resultados”.

Para evitar estafas como clonaciones y robo de información

La cartera señaló que esta normativa tiene como objetivo evitar estafas, como clonaciones para realizar compras ilegales y robo de información de datos de titulares. Sobre este punto, desde la Secretaría de Defensa del Consumidor precisaron que en 2023 recibieron alrededor de 7 mil denuncias por fraudes de esta índole.

Según indicaron, la idea es evitar que el dueño de las tarjetas pierda en algún momento de vista la documentación y que ocurra ese robo de información ya que, con una simple fotografía de las tarjetas y el documento, cualquier persona puede cometer una estafa, o realizar alguna compra online.

Según informó el diario Clarín, desde la Secretaría informaron que son las compras electrónicas el foco más grande donde se pueden colar potenciales estafas. Estiman que en la región el 90% de los fraudes con tarjetas se dan en este contexto, de compras realizadas “a distancia”.