Docentes universitarios exigen que se llame a paritarias

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista

El Sindicato de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de La Rioja, mediante un comunicado, solicitó a la patronal que se efectivicen los cargos docentes del hospital universitario, al igual que se instalen los mecanismos de ingreso y promoción de cargos docentes en el colegio preuniversitario, entre otros puntos.

Desde el SIDIULaR, también reclaman la transparencia y piden que “se deje de designar a dedo a los docentes para después no pagar, precarizar y vulnerar derechos por los acuerdos internos entre ustedes”, dicta el escrito.

El comunicado expresa que “la gestión y el diálogo con sus docentes debe ser la premisa básica de responsabilidad institucional para pensar luego la defensa conjunta de la educación universitaria en la UNLaR”.

“Una vez más, las autoridades de la UNLaR alzan voces victoriosas, sectoriales, resaltando el diálogo como panacea, por el bajo corren los acuerdos. Se engañan a sí mismos porque las presuntas irregularidades no fueron puestas en la mesa del debate”, continúa el escrito.

“El Informe Rectoral 1/24 dejó claro que el déficit que instalaron las últimas dos gestiones de UNLaR pone en peligro el pago de sueldos, las prestaciones de la obra social y en su discurso pretenden tirárselo al Gobierno nacional, responsabilizándolo, como si el congelamiento presupuestario fuera la causa única del problema local  y ubicando a la intervención como fantasma”.

Además, solicitan que se hagan cargo: “dialogar es habilitar paritarias, las normas surgen del común y no de imposiciones fruto de los negociados entre “fuerzas políticas”: ¿dónde quedó el cogobierno integrado por los estamentos?”.

“Explíquennos qué definiciones o propuestas institucionales consideraron urgentes tomar para hacer frente a la situación financiera y garantizar el funcionamiento institucional, pago de sueldos, becas y otros para no quedar entrampados en la emergencia económico-financiera como justificativo para vulnerar cargos, designaciones, modalidades de trabajo y así empujarnos a la calle a pedir presupuesto. Insistimos, el déficit de la UNLAR lo instalaron ustedes mucho antes que asumiera el nuevo gobierno nacional”.

Entre los puntos más desatacados se encuentran el pedido de “cierre de una paritaria que no necesita presupuesto, que nos garantice un mínimo de respeto a la comunidad universitaria: efectivicemos los cargos docentes del hospital escuela que ya están incorporados en el presupuesto; instalemos el mecanismo de ingreso y promoción de cargos docentes en el colegio preuniversitario; transparenten, dejen de designar a dedo a los docentes para después no pagar, precarizar y vulnerar derechos por los acuerdos internos entre ustedes”.

“Determinemos pautas mínimas de la actividad áulica y docente. Sostienen incoherencias permanentes de sus mismos actos resolutivos para controlar la tarea docente alejadas de los instrumentos que pretenden aplicar ante evaluaciones de carrera docente para la permanencia”.

“Incumplen paritarias previas y el Convenio Colectivo, al hacerlo violan el Estatuto UNLaR. Incongruencias más que visibles entre las disposiciones departamentales y las definiciones rectorales, en definitiva, institucionales*. Si siguen así, son causa de posibles denuncias por parte de los docentes al momento de la evaluación del desempeño docente para la permanencia en el cargo (Ord. 171)”.

“No vacíen la universidad mandándonos a una virtualidad forzada por la falta de infraestructura o de recursos para funcionamiento”.

Que no nos confunda el discurso de la defensa de la universidad pública con esto, aquí lo que no pueden es determinar las causas (o culpables) que traen a la UNLAR a la situación actual que fue y es causada por ustedes mismos, el RECTOR firmó la paritaria (cuestionada) como patronal siendo director del hospital en la gestión anterior, junto a las actuales autoridades del hospital, contrataron, designaron sin presupuesto, según sus propias palabras.  En definitiva, todos son la misma gestión, responsables absolutos de lo que nos pasa en las distintas dependencias institucionales, como también en la OSUNLaR.

El diálogo es la base de cualquier relación humana pero no es todo para la gestión, es fundamental gestionar, hacer que las cosas sucedan en el camino de lo correcto para evaluar y rendir cuentas de todo.  de esto nada hicieron.

Perjudicaron y perjudican el trabajo docente, de todos los trabajadores y dejan de ofrecer una educación pública atenta a las necesidades de los estudiantes, vulneran y generan estafa académica.

Los invitamos a dar muestras de responsabilidad institucional, para recién pensar en una defensa conjunta de educación universitaria pública y de calidad.

Basta de pretender tapar el sol con un dedo.