“Argentina 1985”, el impacto del estreno de 31 mil espectadores

Martina Botto

Martina Botto

Columinsta
Martina Botto

Martina Botto

Columinsta

Hacía tiempo no se vivía una expectativa y apoyo tan grandes. Se agotaron todas las funciones de estreno durante el día y la trasnoche del jueves en salas de cines; las colas de adolescentes, adultos, y adultos mayores bajo un mismo interés; el film que cuenta historia reciente de nuestro país.

La película relata el juicio a las juntas militares responsables de la dictadura durante el periodo del 76 al 82 en nuestro país.  Es una realización honesta, y prudente. Cuida al espectador del agobio, se apoya en un guion inteligente que oxigena con algunos diálogos de humor en medio de la tensión que implica el relato.

Acertada producción, con impecables detalles de época, de un modo muy humano la historia nos ubica en 1985, en los pies del fiscal Luis Strassera, cuando recibe la causa a su cargo sin entender si se trata de una trampa y acuerdo de los militares con el poder judicial, o un juicio real a la cúspide de las fuerzas armadas. Strassera se encuentra con todas las limitaciones, ni siquiera cuenta con un equipo de trabajo dispuesto a exponerse a un juicio de tal magnitud, y como si fuera poco, necesita reunir la prueba en un corto plazo de tiempo.

Moreno Ocampo y un grupo de jóvenes forman un inesperado equipo de héroes.

Así es como, por primera vez en la historia de la humanidad, un juzgado civil lleva a juicio a los responsables del terrorismo de estado de una nación.

Lo que más emociona de Argentina 1985 es la realidad de los hechos, y la posibilidad de repensar nuestra democracia, y resignificarnos como sociedad.