UNLaR se adhiere y convoca a la Marcha Nacional Federal Universitaria

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista

La Casa de Altos Estudios convoca a la marcha prevista para el próximo martes, 23 de abril, en defensa de la universidad, la educación y la ciencia públicas y en reclamo por un mayor presupuesto universitario.

Ante la declaración del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), del último 9 de abril, de convocar a la defensa de la educación del sistema universitario público argentino para el próximo 23 de abril, juntamente con organizaciones sindicales docentes, nodocentes, Ia Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) y la Federación Universitaria Argentina (FUA), la UNLaR se suma a dicha convocatoria y manifiesta su preocupación respecto a la situación presupuestaria del sistema universitario nacional.

La movilización está convocada en defensa de la universidad, la educación y la ciencia públicas y en reclamo por un mayor presupuesto universitario.

Que el reclamo por la situación presupuestaria actual resulta necesario para garantizar el correcto funcionamiento de las universidades el cumplimiento de sus actividades académicas, de investigación, de extensión y de bienestar estudiantil y sus actividades de función asistencial a la salud.

Asimismo se suma el reclamo salarial de los trabajadores tanto docentes como no docentes y sosteniendo que la educación pública universitaria constituye un orgullo de la sociedad argentina que se basa en los pilares de laicidad, gratuidad, autonomía, inclusión social, enseñanza con la máxima calidad académica, desarrollo de la investigación y compromiso con el entorno social, requiriendo un financiamiento adecuado para el desarrollo de sus actividades.

Que es responsabilidad indelegable del Estado garantizar la educación en todos sus niveles, no pudiendo descuidar esta obligación, máxime teniendo en cuenta la importancia de la educación como un pilar para el progreso cultural y social.

Que en las condiciones actuales se encuentra seriamente afectada la posibilidad de mantener toda actividad tendiente a garantizar la calidad educativa, la continuidad de la investigación, de la extensión y la función asistencial.

Que las universidades requieren imperiosamente un aumento en términos reales de su presupuesto para atender a una creciente demanda estudiantil de educación superior de modo adecuado, de investigación y de gestión.