Una multitud marcho para decir nunca más a la dictadura

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista

Cuatrocientas mil personas salieron a las calles contra el negacionismo de Javier Milei y Victoria Villarruel. “Queremos un pueblo feliz y para eso tiene que haber pan, paz, trabajo y libertad”, pidieron los organismos de derechos humanos.

La jornada de este domingo, con un sol abrasador, no solo buscó decir que no hay ni olvido ni perdón a los criminales del terrorismo de Estado, sino también dar un mensaje en contra de la “miseria planificada” –con la que el periodista Rodolfo Walsh describió el verdadero plan de la dictadura y que se resignifica ante el programa del gobierno de Javier Milei y Victoria Villarruel.

Son 400.000 personas –según los cálculos de los organismos– que recorrieron la Avenida de Mayo y las calles aledañas. Las Madres, las Abuelas, los HIJOS, los familiares se acomodaronn en el escenario. Nora Cortiñas subió en una silla de ruedas y recibe como regalo un feliz cumpleaños de la multitud. Dos días antes, cumplió 94 años. A su lado estuvo el premio Nóbel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. Del otro lado, se ubicaron Estela de Carlotto y Taty Almeida. En el escenario había dirigentes sindicales: Hugo Yasky (CTA de los Argentinos), Hugo “Cachorro” Godoy (CTA Autónoma), Roberto Baradel (Suteba). También agradecieron la presencia de Héctor Daer y Pablo Moyano, de la CGT, que, por primera vez, participaron orgánicamente de la convocatoria.

El documento, consensuado por los organismos, recuerdó que otro 24 de marzo, hace ya 20 años, Néstor Kirchner bajó el cuadro del dictador Jorge Rafael Videla y pidió perdón en la ESMA por la vergüenza de haber callado en democracia. Se destacó el valor del Nunca Más, que en septiembre cumplirá 40 años, y del Juicio a las Juntas.

–¿Dónde están los cuerpos de nuestros desaparecidos? ¿Dónde está Julio López? –preguntó Estela de Carlotto cuando tomó el micrófono.

Ya pasaron algunas horas desde que la Casa Rosada difundió un video sobre la “memoria completa”, y el reclamo de los organismos tomó otro ímpetu. “Frente a este gobierno que pretende restablecer la teoría de los dos demonios y reivindica el terrorismo de Estado–dijo la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo–, seguimos reclamando una ley contra el negacionismo, que sancione a funcionarios y funcionarias y representantes elegidos que desestimen los crímenes y a sus víctimas”.

En tanto Pérez Esquivel habló del proyecto de país del gobierno de La Libertad Avanza. “La patria no se vende, se defiende”, dijo el fundador del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj).

“Vamos a seguir cuidando la democracia en la Argentina y en toda la Patria Grande, siempre, porque cuando lo hacemos estamos homenajeando la memoria de quienes lucharon por una Patria libre, justa y solidaria; porque cuando lo hacemos reclamamos que se terminen las prácticas y discursos de odio y negacionismo, porque queremos un pueblo feliz y para eso tiene que haber pan, paz, trabajo y libertad”, prometió Taty Almeida.

La primera marcha terminó pasadas las 3.30 de la tarde. Después llegó la del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. La marea de gente no se detuvo. “Impresionante”, repitía la diputada Myriam Bregman, del FIT-U, ante la convocatoria. “Fue una marcha enorme y mostró la disposición para enfrentar a Milei”, se entusiasma.

Osvaldo Barros, sobreviviente de la ESMA y referente de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), estuvo en las dos convocatorias. “Fue muy intenso. Hubo mucha gente joven y mucha gente suelta. Lo vivimos con alegría al ver tanta gente”, reconoció.

Fuente: Página 12