Los femicidios alcanzan cifras alarmantes: Una víctima cada 35 horas

analia yoma

Analia Yoma

Periodista
analia yoma

Analia Yoma

Periodista

El femicidio de Chiara Páez impulso la primera convocatoria del Ni Una Menos. La adolescente santafecina tenía 14 años y estaba embarazada cuando fue asesinada por Manuel Mansilla, de 17 años, el 10 de mayo de 2015. A 9 años de la aquella marcha, cuyo impacto se extendió por fuera de los límites de la Argentina, las consignas incluyen visibilizar “los números alarmantes que tiene el país bajo el gobierno de Javier Milei, respecto de la pobreza y la indigencia; las cifras preocupantes de femicidios, travesticidios, lesbicidios y crímenes de odio y las políticas públicas destinadas a prevenir, sancionar y erradicar la violencia machista.

“El Gobierno de Javier Milei instauró la crueldad como política de Estado. La violencia del Gobierno Nacional es social, política y económica”, expresa el comunicado de Ni Una Menos en su convocatoria a otra marcha.

Según el Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina (RNFJA), en 2023 hubo 250 víctimas directas de femicidio, un 10,6% más que en 2022, cuando se registraron 226 casos. En ambos años, las cifras estuvieron por debajo de los valores prepandémicos, cuyo pico fue en 2019 con 260 víctimas directas de femicidio, consigna el informe publicado por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación el pasado 31 de mayo.

Con respecto al 2023, se analizaron 246 causas judiciales donde se investigaban los femicidios de 250 víctimas directas y 22 víctimas de femicidio vinculado (18 varones cis y 4 mujeres cis), lo que implica 272 víctimas letales de violencia de género en Argentina durante 2023. En promedio, en el país, en el 2023 se registró una víctima directa de femicidio cada 35 horas.

De las 250 víctimas directas de femicidio, 245 eran mujeres cis y 5 eran mujeres trans/travestis.

Al momento del hecho, al menos 103 víctimas directas de femicidio tenían a cargo a 205 niñas, niños o adolescentes (de 0 a 17 años de edad), al menos 3 de ellas/os con algún tipo de discapacidad. Por su parte, 106 víctimas directas no tenían niñas, niños o adolescentes menores de 18 años a cargo y no hay datos al respecto para 41 víctimas directas de femicidio.

El femicidio vinculado hace referencia a los  homicidios cometidos contra una o varias personas (niñas, niños, adolescentes, mujeres, varones, trans, travesti), a fin de causarle sufrimiento a una mujer, mujer trans o travesti.

Provincias con mayor cantidad casos

Según el informe, 11 jurisdicciones tuvieron una tasa de femicidios directos cada 100.000 mujeres mayor que el promedio nacional de 1,05 para 2023. Aclara que algunas de ellas, sucedieron pocos casos, pero las tasas son, en comparación, elevadas por su escaso peso poblacional.

El listado de las provincias más preocupantes incluye:  Neuquén (2,31), Chaco (2,07), Formosa (1,61), Santiago del Estero (1,58), San Luis (1,51), Salta (1,47), Tucumán (1,47), La Rioja (1,46), Jujuy (1,24), Corrientes (1,20) y Misiones (1,07).

En valores absolutos Buenos Aires tiene un registro de 95 femicidios, sigue Córdoba con 18, Santa Fe con 16. Chaco, Tucumán y la Ciudad de Buenos Aires con 13. La Rioja registra 3 femicidios.

Por su parte, se destaca que, de los 246 hechos de femicidio directo registrados en 2023, el 87% (215) sucedieron en zonas urbanas, mientras que el 13% (31) ocurrieron en zonas rurales.

Edades de las víctimas

En el año 2023 en todo el país, el promedio de edad de las víctimas directas de femicidio al momento del hecho fue de 38,3 años, esto implica que bajó en 2,5 años el promedio de edad respecto de 2022, que fue de 40,8 años.

El 93% de las víctimas directas de femicidio era de nacionalidad argentina con 232 casos, mientras que 17 víctimas directas (7%) eran de origen extranjero: 2 bolivianas, 1 brasilera, china, 1 italiana, 9 paraguayas, 1 peruana, 1 surcoreana y 1 ucraniana. Finalmente, para 1 de las víctimas directas no se informó este dato -no alcanza el 1% del total.

Parejas y exparejas y denuncias

De acuerdo al informe, en al menos el 88% de los casos, la víctima directa de femicidio tenía algún vínculo con el agresor. El 64% eran parejas, exparejas o tenían otro tipo de relación sexoafectiva; 12% eran familiares, y también 12% tenían otro tipo de vínculo (amigos, compañeros de trabajo, vecinos, conocidos, etc) y 44% convivía al momento del hecho.

Al menos 55 víctimas directas de femicidio habían efectuado denuncias formales y en 54 se constataron hechos previos de violencia de género. Un total 17 víctimas directas tenían medidas de protección vigentes y 16, medidas de protección vencidas al momento del hecho. Incluso 24 agresores también habían sido denunciados previamente por otras personas diferentes de las víctimas directas de femicidio.

Lugares

Los femicidios directos ocurrieron con mayor frecuencia entre las últimas y las primeras horas del día (28% a la noche y 27% por la madrugada), y hacia el fin de semana (16% el viernes, 14% el sábado y 20% el domingo). Al igual que en años anteriores, en promedio, casi todos los domingos de 2023 hubo un ataque femicida en algún lugar del país. Y 3 de cada 4 tuvieron lugar dentro de una vivienda.