Jujuy: Liberaron a los detenidos por tuitear sobre Gerardo Morales y su esposa

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista

En Jujuy dos hombres pasaron 53 días detenidos por tuitear una broma sobre una supuesta infidelidad de la esposa del exgobernador. Los excarcelaron, pero ahora hay pedido de detención para una mujer que esparció el rumor en una conversación privada.

Después de pasar 53 días presos por un tuit y un posteo de Facebook respectivamente, Nahuel Morandini y Roque Villegas fueron liberados por decisión del juez Salvador Ortiz. Habían sido denunciados por Tulia Snopek, la esposa de Gerardo Morales, quien se dio por ofendida a partir de publicaciones en broma que sugerían que le habría sido infiel al exgobernador, un rumor extendido en la provincia a fines diciembre.

El gobierno jujeño se subió a la causa como querellante a través del Consejo Provincial de la Mujer e Igualdad de Género y se sumó la Defensoría de los Niños, Niñas y Adolescentes. Ambos organismos insistieron en pedir que los hombres, que no se conocían con anterioridad, quedaran encarcelados. El fiscal Walter Rondón los acusa de provocarle lesiones psicológicas a Snopek y afectar la identidad de una menor, la hija de dos años de la pareja. Todavía está en pie el pedido de captura a Lucía González, una amiga de Morandini, por haber hablado en una conversación privada con amigos en un grupo de WhatsApp del chisme de la supuesta infidelidad que había escuchado en el barrio.

Morandini tiene 45 años, es ingeniero ambiental y profesor de la Universidad de Salta. Tiene dos hijas. Villegas tiene 42 años, cuatro hijos y un emprendimiento de serigrafía. Recibieron la noticia de que recuperarían la libertad el lunes por la mañana, pero recién salieron del penal de Gorriti a las ocho de la noche. Sus familias esperaron ahí todo el día. A los pequeños hijos de Roque se los vio sentados en la vereda con un cartel con las caras de ambos que pedía “libertad inmediata”.

Cuando al fin salieron los detenidos hablaron con un megáfono, rodeados de aplausos, ante un nutrido grupo que los esperaba. “No hay democracia en Jujuy, hay dedocracia, hay alguien que mueve los hilos”, dijo Villegas. “Ojalá que esto se termine, porque aún no terminó”, advirtió. Morandini agradeció el acompañamiento, dijo que saben que “esto le puede pasar a cualquiera” y advirtió que en Jujuy “se persigue a ciudadanos con connivencia del poder judicial”. “Que alguien nos diga que no vale la pena luchar, salir a la calle, levantar la bandera, nuestra voz. Solo saliendo a la calle vamos a frenar estos atropellos a los que nos tienen acostumbrados en la provincia desde hace ocho años”, agregó.

El juez Ortiz les había concedido la libertad tras una audiencia de dos horas y media que se hizo por la mañana por Zoom, y de la que ambos participaron. Eran más de una decena de personas entre la querella de Snopek, los varios abogados del Poder Ejecutivo jujeño y las defensas. Lo más sorprendente fue que el propio fiscal Rondón, que había pedido las detenciones, propuso dejar sin efecto las prisiones preventivas porque, sostuvo, ya no había “peligros procesales” al no haber más pruebas para producir. El argumento original para dejarlos detenidos era evitar que se expresaran en las redes sociales y proteger a la hija de Snopek-Morales. El lunes intentó imponer sin suerte como regla de conducta que no hablen de la causa ni hagan posteos.

Fuente: Página 12