La UCR propone restringir el derecho a huelga y eliminar las indemnizaciones

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista

Los legisladores nacionales de la Unión Cívica Radical llevaron a la Casa Rosada su propio proyecto de reforma laboral, con el objetivo de que el Gobierno lo incorpore a la nueva versión reducida de la fracasada Ley Bases.

Con este proyecto se busca convertir en ley un texto plasmado casi en espejo al capítulo laboral del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 70/2023 del presidente Javier Milei que suspendió la Justicia del Trabajo.

La propuesta que recibió ayer el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, prevé beneficios para los sectores empresarios como la reducción de la carga fiscal sobre el empleo y la simplificación del registro laboral, el tiempo que carga sobre las conquistas de los trabajadores: extender el periodo de prueba por seis meses sin derechos a indemnización, eliminar el actual sistema de indemnizaciones y reemplazarlo por un fondo de desempleo, eliminar los aportes sindicales con los que se sustentan los gremios, y declarar “servicio esencial” a la Educación.

Los colaboracionistas como punta de lanza

El jefe del bloque de diputados de la UCR, el cordobés Rodrigo de Loredo, reunió el miércoles por la noche a gran parte de su bancada para analizar la propuesta de Reforma Laboral que ayer le llevaron a Posse en la Casa Rosada con una nutrida comitiva. La postura del radicalismo es que el Gobierno lo incluya como parte del texto definitivo de la nueva versión reducida de la Ley de Bases que enviará al Congreso para intentar revertir la derrota del primer proyecto durante las sesiones extraordinarias de este verano.

La UCR, no fue el único bloque parlamentario que le propone al Gobierno sostener la reforma laboral que quiso implementar por DNU y que frenó la Justicia. También lo hizo el PRO, como aliado incondicional de los libertarios, y el variopinto interbloque de Hacemos Coalición Federal, aunque con algunas diferencias sobre el alcance de algunas de las medidas.

A pesar de que la decisión final estará en manos de la Casa Rosada, el Gobierno dejó hasta ahora en manos de los bloques colaboracionistas la propuesta de insistir con las reformas en el actual sistema jurídico de relaciones laborales que Milei buscó implementar con el DNU y que frustró la Justicia Laboral. Aunque será fundamental que los dialoguistas le garanticen los votos para llevarla adelante.

Fuente: Página 12