Estafa piramidal: Declaró Bacchiani e involucró a “traidores”

El Péndulo

Periodista

El Péndulo

Periodista
Edgar Bacchiani, fundador de la financiera Adhemar Capital SRL que tuvo su casa matriz en Catamarca y con una extensa cartera de clientes en La Rioja, declaró que fue traicionado por sus principales laderos, socios, amigos y hasta por su expareja, Zaraive Garcés Rusa.

 

Al brindar su declaración indagatoria justificó la quiebra de la empresa apuntando a las crisis económicas y financieras globales registradas en el año 2021, y a maniobras pergeñadas y llevadas a cabo por sus socios José Armando Blas y Alexis Sarroca, sus abogados Lucas Retamozo y Carlos Correa, la escribana Joaquina Córdoba Gandini, su expareja Garcés Rusa y sus empleados más cercanos que manejaban las sucursales de Tucumán y Córdoba: Sofía Aylan, Aldana Donato y García Alaimo respectivamente.

En tres audiencias y durante aproximadamente 12 horas negó los hechos por los cuales está procesado y que le fueron endilgados por la Justicia Federal: “intermediación financiera sin autorización agravada por el uso de publicidad”, “lavado de activos”, “estafas”, “asociación ilícita” e “insolvencia fraudulenta”.

“Vengo a defenderme de los delitos que se me acusa. Es la primera vez que voy a poder hacerlo de manera libre ya que antes me condicionaba el doctor Retamozo: esa defensa fue totalmente ineficaz durante todo lo que duró”, dijo al iniciar su declaración.

Asesorado por el abogado Ezequiel Walther, recordó que en un momento de su detención en instalaciones de la Policía Federal y ante peritos oficiales tuvo acceso a una cuenta con el supuesto objetivo de pagar a sus acreedores, advirtiendo que posteriormente el dinero desapareció.

“Desconozco. No sé en manos de quién está. No sé qué hicieron con el dinero. Cuando se hizo una primera verificación quedó congelado. Hace 16 meses que estoy preso. (El dinero que se visualizó en agosto de 2022 en la Federal) no sé qué habrá hecho esa persona con los dispositivos, estoy hablando de Lucas Retamozo”, subrayó.

Traición y estafa

“Estoy hace 16 meses preso con requisas negativas y conducta perfecta. (Los sospechosos) son personas que gozan de un privilegio con domiciliarias y siguen manejando dispositivos electrónicos (…) lo que me deja en un estado de vulnerabilidad de no saber dónde están las cuentas, dónde anda el dinero”, agregó.

En cuando a los trámites realizados por los contadores Iván Segovia y Claudio Díaz, fue contradictorio al informar que si bien “Segovia, jamás me tocó un centavo de la empresa”, llama la atención la “falta de presentación de algunas declaraciones juradas que estaban a su cargo y desconozco el motivo por el cual no las realizó”. Además advirtió que los movimientos relacionados con los contratos “bancarizados los manejaba Segovia: pagos, compras de bitcoin, todo. También había cosas sin bancarizar que manejaba yo, Blas o Sarroca; estas personas que ocupaban cargos con poder de decisión dentro de Adhemar Capital”.

En cuanto al descontrol en las dos sucursales dijo que “Donato manejaba todo el dinero en Córdoba junto con García Alaimo, dinero que está desaparecido y que no ha entrado a las arcas de la empresa”.

“Lo mandé a José Blas, le dije que no me estaba llegando la plata. Pedí que haga un informe, pero por lo visto le pedí eso a la persona inadecuada”, consideró.

Los empleados que manejaban dinero “empezaron a cometer iniquidades”.

“Luego se sumaron otros hechos arbitrarios, como cierre de cuentas bancarias, bloqueos de cuentas virtuales y llegamos a las extorsiones por parte de los asesores legales”, dijo en referencia a Retamozo, Correa y la escribana Córdoba Gandini.

Denuncias

“Las denuncias que yo radico en Fiscalía, tanto contra José Blas, Alexis Sarroca, Aldana Donato y Zaraive Garcés Rusa (son por) los desmanes administrativos que han hecho incluyendo la base de datos fraguada, que está llena de duplicidad de deudas, trazabilidad que no se puede constatar, que no es legítima (…) que no distingue lo bancarizado de lo no bancarizado, tampoco hace una distinción de los contratos que ya han sido cancelados y pagados”, dijo ante el fiscal federal Rafael Vehils Ruiz. “Esas denuncias que hice son parte de estos problemas exógenos de la empresa que generó un desmadre administrativo total”, remarcó justificando la quiebra de la empresa.

Terrateniente

Bacchiani dio detalles de una compra de tierras en las que se proyectaron mil lotes, cada uno valuado en 5 millones de pesos, totalizando cinco mil millones de pesos; y aportó un boleto de compraventa. Según informó, los documentos de esa propiedad y de muchas otras quedaron en manos de Correa, Retamozo y Córdoba Gandini.

En este punto advirtió: “La mayoría de las propiedades que compré se encuentran usurpadas por quienes me las vendieron, siendo que todas fueron debidamente pagadas y canceladas de conformidad a como se acordó en cada caso concreto. Que no se confunda la cancelación de pago de las propiedades con eventuales inversiones que esos vendedores, luego libre y voluntariamente hayan realizado en Adhemar Capital”.

La extorsiones de Correa

Hizo hincapié en que varias veces fue instigado por Correa a firmar documentos vinculados a importantes operaciones:.

“A los instrumentos (documentos de inmuebles) los tienen ellos porque me extorsionaron para que se los entregue. Por ese motivo los tienen, tanto Joaquina Gandini y el Dr. Carlos Correa”, aseveró.

“Correa me dijo que tenían un pozo de inversión, según él, que rondaban los 800.000 dólares y de gente muy pesada”, indicó.

“Te voy a dar un consejo (recordó Bacchiani que le dijo Correa): yo sé que estás vendiendo propiedades para liquidez, así que te sugiero que nos des los papeles. Yo los voy a poner a nombre de personas que son intocables de aquí de Catamarca y si en algún momento necesitamos liquidez, yo me voy a hacer cargo de liquidar esas propiedades y ponerlas a disposición tuya, pero mientras tanto van a estar en mi poder y no a disposición tuya. Caso contrario te voy a hacer mierda”, a lo que respondo: ¿Cómo vas a hacerlo?, porque tendría que cederte estas propiedades… y me dice: ‘yo lo único que tengo que hacer es levantar el teléfono, hablar con la persona de extrema confianza que tengo en la Justicia Federal que está en mi pozo'”, finalizó.

Fuente: El Ancasti